Tu verdadera valentía
Debes entender que tus conocimientos, educación, espíritu, tenacidad, sentido común, responsabilidad, ambición, etc. son inútiles para curar el trastorno de ansiedad. Sólo son perjudiciales para resolver tus problemas. Lo que más necesitas es tu propia valentía real, que no conoces desde que empezó tu ansiedad.

El otro nombre para el trastorno de ansiedad es la timidez. La timidez es suficiente para que un paciente ansioso trabaje en un puesto mal pagado y de bajas capacidades incluso cuando es capaz de desempeñar ocupaciones más gratificantes  (tanto en disfrute personal como en dinero). La timidez excesiva también puede evitar que te cases, lo que te conducirá a una vida solitaria.

Como la timidez está originada en tu cerebro profundo no deberías culparte por ello. Ahora que has leído esta web, ya puedes encontrar tu valentía de verdad.

La verdadera valentía no es el esfuerzo que hiciste antes.

La verdadera valentía es:
  1. La valentía de no buscar tratamiento
  2. La valentía de no preguntar a los demás ni a ti mismo
  3. La valentía de no solucionar. La valentía de no hacer caso de las soluciones incluso si las obtienes.
  4. La valentía de no intentar encontrar sentido en medio de un pánico psicológico
  5. La valentía de no preguntarme cómo manejar tu abismo mental.
  6. La valentía de no preguntar direcciones cuando te pierdes.
  7. La valentía de dejar todas las medidas de protección cuando te vas de casa por la mañana
  8. La valentía de tirar todas tus medicinas a la basura
  9. La valentía de tirar todos los libros relacionados con la ansiedad
  10. La valentía de no tomar medidas, de tirar hacia delante sin mirar atrás cuando pasas a la siguiente situación después de un ataque de ansiedad
  11. La valentía de irse derecho a la cama cuando estás deprimido y confuso por la noche
  12. La valentía de negar la terapia Saito y cerrar esta web.

La última cosa es muy contradictoria pero es la esencia real de la religión Zen. Lo siguiente está sacado de el periódico Yomiuri del 16 de abril de 2002 escrito por leo Ezaki (premio Nóvel)

Daisetsu Suzuki (filósofo famoso japonés) dice en su libro gAn Introduction to Zen Buddhismh (Una introducción al budismo Zen)

  • Zen no es un sistema fundando en la lógica y el análisis
  • Si me preguntan qué es lo que Zen enseña, respondería que Zen enseña nada. Las enseñanzas que se encuentren en Zen, vienen de la mente de cada uno. Tenemos que enseñarnos a nosotros mismo, Zen simplemente señala el camino.
  • ¿Es Zen una religión? Zen no es una religión en el sentido que el término es popularmente entendido. Para Zen no hay dios al que adorar, no hay ritos ceremoniales que seguir, no hay cielo donde los muertos estén destinados a ir, y por último, Zen no tiene alma, Zen está libre de alcanzar conquistas dogmáticas y religosas.
  • Si hay algo que Zen enfatice claramente es lograr la libertad, esto es, liberarse de todos los impedimentos o estorbos artificiales.

La terapia de Saito se parece a la filosofía Zen

  • No es una teoría fundamentada en la lógica y en el análisis
  • No enseña nada. Lo que se aprende con esta terapia está en la mente de cada uno. Debemos enseñarnos a nosotros mismos. La terapia de Saito simplemente señala el camino.
  • La terapia de Saito está libre de todos los estorbos como el conocimiento, educación, espíritu, tenacidad, información, medicamentos, sentido común, responsabilidad, ambición y otros.
  • Si hay algo que la terapia de Saito enfatiza profundamente es el logro de la libertad, esto es la libertad de todas las terapias existentes.
    Estarás libre de todas las ansiedades, pensamientos invasivos, miedos y depresión si practicas la terapia de Saito.